Cultivar el espíritu investigativo, una tarea apremiante en los estudios sobre el aguacate

Dra. Gloria Cañas Gutiérrez
Investigadora de la Unidad de Fitosanidad y Control Biológico de la CIB

Para Gloria Cañas Gutiérrez, doctora en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia e investigadora de la Unidad de Fitosanidad y Control Biológico de la CIB, el análisis de los recursos genéticos del aguacate es de suma importancia para el desarrollo de la agricultura. Parte de sus investigaciones han estado orientadas al estudio de la diversidad genética de los cultivos criollos de la fruta en Antioquia y otros departamentos del país para la búsqueda de materiales promisorios como portainjertos. Estos recursos, aparte de tener un uso actual y potencial, constituyen la materia prima de los agricultores y fitomejoradores que buscan aumentar la productividad y la calidad de su cosecha.  

Su inmersión al mundo de la palta, como también es conocido este fruto exótico, le ha traído experiencias memorables: en su trabajo de campo no solo ha tenido la posibilidad de contemplar pintorescos paisajes de diferentes zonas del país, también de conocer productores e investigadores de diversas partes del mundo. Aunque la Dra. Gloria Cañas Gutiérrez culminó su bachillerato y se inclinó por las ciencias de la salud al estudiar inicialmente nutrición y dietética, encontró en la ingeniería agronómica no solo un aporte para el sustento de su familia que se dedicaba a las labores del campo, también la satisfacción de cumplir con un sueño que empezó a gestarse desde la infancia. “Desde niña sentí gran atracción por la naturaleza, era aficionada a los programas de televisión del canal Discovery, en especial aquellos donde trataban temas relacionados con el ADN y toda la información que se podía obtener a partir de él. Esto, sin duda, despertó una pasión por las ciencias biológicas”, expresa.

Desde que comenzó a estudiar ingeniería agronómica en la Universidad de Caldas tuvo muy clara su orientación hacia la investigación, recuerda que sus materias favoritas fueron fitopatología, genética y mejoramiento genético. “Cuando los profesores hablaban de la aplicación de la biotecnología en estas áreas, yo soñaba con trabajar estos temas. Lo más gratificante para mí es que hoy trabajo en el área que siempre quise, no todos los profesionales cuentan con esa oportunidad”, cuenta con satisfacción. La Dra. Gloria Cañas Gutiérrez se vinculó a la CIB en el año 2002, su primer contacto con la Corporación fue a través de los libros del fondo editorial cuando era estudiante de nutrición y dietética. Unos libros que, según su apreciación, eran de obligada consulta para todos los universitarios.

Un día, al tener una salida de campo al Departamento de Antioquia, visitó la CIB y no solo descubrió dónde se producían aquellas obras que alguna vez contempló, también un lugar donde era posible trabajar con aquello que le apasionaba tanto. “Cuando me gradué, emprendí mi sueño de ser investigadora y viajé desde el Eje Cafetero hacia Medellín a realizar una maestría en Biotecnología en la Universidad Nacional de Colombia, allí conocí al Dr. Rafael Arango, en esa época era director de la maestría y Coordinador del grupo de Biotecnología Vegetal de la CIB. No contaba con un trabajo de tesis, el profesor Arango me propuso un tema de investigación y presentamos un proyecto a Colciencias”, narra.

Esto ocurrió en el año 2002, desde ese año la CIB se ha convertido en su segundo hogar, el sitio donde he adquirido toda su experiencia profesional y donde ha logrado formarse como investigadora y doctora en ciencias agrarias. Durante los años 2012 y 2013 tuvo la oportunidad de trabajar en una entidad gubernamental y aunque fue una experiencia enriquecedora, regresó de nuevo a la CIB en el 2014 a seguir investigando, a seguir tejiendo su sueño.

Elaborado por: Andrea Martínez

Programa NanoBioCáncer

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industry’s standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to make a type specimen book. It has survived not only five centuries, but also the leap into electronic typesetting, remaining essentially unchanged. It was popularised in the 1960s with the release of Letraset sheets containing Lorem Ipsum passages, and more recently with desktop publishing software like Aldus PageMaker including versions of Lorem Ipsum.