Micología Medica y experimental

Personajes CIB: la Dra. Lula

Es posible concebir la infancia como un campo abonado donde nuestras virtudes crecen silvestres. Cuando retornamos a esos años donde los más nimio no pasa desapercibido y nuestra curiosidad hace valorar cada mínimo suceso, podemos tratar de identificar los signos de una pasión que ha justificado cada segundo de nuestra existencia. Adentrarnos en la historia más íntima de la Dra. Luz Elena Cano, a quien cariñosamente nombramos Dra. Lula, líder del grupo de investigación de Micología médica y experimental, significa volver a la inocencia para advertir que interesarnos en las cosas pequeñas nos ha conducido a grandes cosas. Su interés por la microbiología surgió a los nueve años cuando a su hermano —siendo un estudiante de Medicina—le regalaron un microscopio que venía con placas de tejidos vegetales; su amor se intensificó cuando, a su vez, percibió microorganismos moviéndose en el agua contenida de los floreros de su casa. Un mundo nuevo y complejo en su minúscula belleza. 

La pregunta insistente por cómo un microrganismo podía causar la enfermedad o la muerte de un ser humano fue decisiva para emprender un camino por la ciencia. En 1972 ingresó a la Universidad de Antioquia a estudiar una Técnica de Laboratorio Clínico y a especializarse en Bacteriología y Laboratorio Clínico. Egresó en 1977 y trabajó durante seis meses en el Laboratorio Clínico La Paz revisando rutinariamente los exámenes del Instituto del Tórax. Sin conocer a la CIB y solo escuchando la experiencia de una amiga que trabajaba en su momento con la Dra. Ángela Restrepo, decidió tocar puertas para garantizarse una experiencia más pasional en su ejercicio profesional. La Dra. Lula se insertó en la historia de la CIB cuando esta se encontraba en un periodo de transición entre finales de 1977 y principios de 1978, justo cuando nuestra incipiente corporación había dejado de operar en el Laboratorio Departamental para laborar en el octavo piso del Hospital Pablo Tobón Uribe. 

“Creo que la Dra. Ángela Restrepo, que había sido mi profesora en la universidad, me puso a prueba durante el primer proyecto que duró alrededor de dos años. Tenía que definir cuál era el método de digestión de esputos para recuperar hongos y definir cuáles eran los medios de cultivo ¡El material para trabajar era impresionante! Tenía que probar tres sistemas de digestión y seis medios de cultivo con cinco hongos distintos”, recuerda la Dra. Lula. En el Laboratorio Departamental le recogían todas las muestras que eran negativas para tuberculosis, debía introducirlas en una licuadora hasta tener homogenizado todo para, posteriormente, repartirlas en tubos. De este trabajo que evidenció su compromiso con la investigación, salió su primera publicación, un método que hasta hoy tiene vigencia. De allí en adelante la historia de la Dra. 

Lula tuvo como escenario vital los laboratorios de la CIB, de esta primera experiencia surgieron más proyectos liderados por la Dra. Ángela Restrepo y, luego, por la Dra. Lula; cuando en febrero de 1991 se le otorgó una beca para estudiar durante cinco años en la ciudad de São Paulo, Brasil. Del viaje, irrumpe en su memoria un patólogo, muy famoso del país, que alguna vez le dictó clases y que en algún momento le dejó como legado la definición más precisa de su personalidad: “Usted tiene alma de poeta y sensibilidad de músico”, un mensaje que la acompaña todos los días en su escritorio de trabajo. 

“Siempre he encontrado un por qué y un para qué, no ha habido un solo día perdido en la CIB”, expresa la Dra. Lula, cuyo sobrenombre nos inquieta como si fuera una historia que nos adeudara desde hace mucho tiempo, pero que es más sencilla de lo que pensamos: siendo la quinta de siete hijos recibió el apodo por parte de su hermano menor, quien apenas pronunciaba sus primeras palabras. Muchos de los estudiantes han llegado a la oficina de la Dra. Lula preguntando por “una tal Luz Elena” y hasta ella se sorprende, pues no está acostumbrada a la formalidad de su nombre que a veces percibe en “forma de regaño”. Si quisiéramos develar un secreto de la doctora, dejamos plasmado aquí que ama las mariposas, que le sorprende el proceso de metamorfosis y lo concibe como una metáfora cuyo significado es trascendentalmente humano: “A veces veo una persona, creo una imagen parcializada y la dejo estática, pero una persona se puede transformar en su interior para develarnos cosas maravillosas”.

Elaborado por: Andrea Martínez

Aromáticas y Remediación: aceites esenciales cosechados en suelos mineros.

Este proyecto, liderado por La Universidad de La Pampa y la Corporación para Investigaciones Biológicas (CIB), propone utilizar estrategias innovadoras de agricultura para remediar suelos contaminados por la minería, mediante el cultivo de aromáticas que luego sean utilizadas para la extracción de aceites esenciales y la producción de bioinsumos y cosméticos.

Colombia es el principal productor de carbón a cielo abierto en América Latina y el undécimo en el mundo. Sin embargo, su explotación es una actividad que afecta drásticamente el paisaje, contaminando vertientes hídricas y alterando el suelo y su cobertura vegetal. En la Guajira y el Cesar están asentadas las explotaciones que generan la mayor producción del país, las cuales han introducido alteraciones en el paisaje, nuevas formas de vida y cambios en la economía de la región. Este proyecto pretende implementar estrategias biotecnológicas que contribuyan a la rehabilitación de suelos carboníferos en estos departamentos.

Los indígenas Kankuamos han utilizado plantas aromáticas para cosechar aceites esenciales por décadas y algunas de estas plantas están reportadas en la literatura como especies fitoremediadoras de suelos (que pueden extraer metales pesados o descontaminar el suelo). Esta iniciativa plantea la rizorestauración, es decir, la restauración del suelo a través de las raíces de las plantas, de las áreas contaminadas usando plantas aromáticas y la obtención de aceites esenciales que pueden ser comercializados para fortalecer a los pequeños productores y a la economía regional. Para lograrlo, el grupo de investigación de Biología Comparativa de la CIB realizará estudios metagenómicos del suelo* para entender el rol de la diversidad microbiana durante el proceso de fitorremediación; además de identificar posibles microorganismos con potencial en bioprospección.

El propósito general es instaurar sistemas productivos con la especie aromática Cymbopogon citratus, conocida también como limoncillo o limonaria, rehabilitando suelos mineros y generando activación de las microeconomías locales. El cultivo de esta especie se quiere complementar con la adición de enmiendas y biofertilizantes con dos propósitos primordiales: acelerar la recuperación de los suelos mineros y promover su crecimiento.

Se espera obtener un artículo científico del monitoreo de la dinámica del microbioma del suelo publicado en una revista indexada internacional. También se espera obtener un artículo explicando el mecanismo mediante el cual las plantas aromáticas usadas en la fitorremediación procesan los metales pesados del suelo, el estudio se realizará en microcosmos.

Hasta el momento, se estableció el protocolo de muestreo de suelo y se tienen las muestras de la primera de dos salidas de campo que se van a realizar en el proyecto; también se avanzó en el desarrollo de los flujos de trabajo que se usarán para el análisis de los datos después de la secuenciación de ADN. Del módulo de monitoreo de dinámica del microbioma durante la restauración, ya se realizó un muestreo representativo de las áreas de estudio y con la colaboración de los investigadores de la Fundación Universitaria del Área Andina, una de las entidades patrocinadoras del proyecto, se hizo la evaluación de las características físicas de las muestras y del análisis químico, del cual aún no se tienen los resultados, pero se sabe que el
suelo presenta las condiciones esenciales para que el proceso de restauración física se dé de manera exitosa.

Se espera obtener un artículo científico del monitoreo de la dinámica del microbioma del suelo publicado en una revista indexada internacional. También se espera obtener un artículo explicando el mecanismo mediante el cual las plantas aromáticas usadas en la fitorremediación procesan los metales pesados del suelo, el estudio se realizará en microcosmos.

Fontagro concentra una red de investigadores, científicos y profesionales que, a través de la investigación, la tecnología, la innovación y los enfoques integrales y participativos, promueve resultados concretos con alto impacto social y económico en las familias de agricultores de América Latina y el Caribe. Esta iniciativa además es financiada por la Universidad Nacional de La Pampa, la Universidad de Santander, Agrosavia, Rocío de Miel, Asoprokan y la CIB y apoyada por el Conicet, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y el Ministerio de Agricultura de Argentina. El equipo está integrado por algunos de los más sobresalientes investigadores de nuestra Corporación: Tatiana Arias, Jorge Mario Muñoz, Juliana Arcila y Mailén Ortega.

Mayor información: aromaticasyremediacion.com.ar
*Análisis moleculares que le permiten identificar bacterias y hongos utilizando un código de barras para posteriormente hacer análisis de estructura de las comunidades.

¿Cómo va la investigación clínica en nuestro país este año?

Investigaciones Biológicas, entidad adscrita a la Asociación Colombiana de Centros de Investigación Clínica (ACIC), reproduce uno de los artículos del más reciente boletín de ACIC sobre la investigación clínica en Colombia.


En el último reporte del Invima, encontramos que la entidad regulatoria ha estudiado, desde enero a junio del presente año, 57 protocolos de investigación clínica con los siguientes resultados:

  • La agencia ha aprobado 18 EC.
  • Actualmente se encuentran requeridos 22 EC.
  • 14 EC están en evaluación.
  • 3 EC han sido desistidos.

Cabe mencionar que de estos 57 EC, 11 fueron radicados a finales del año pasado y no alcanzaron a ser revisados en el 2017. Este dato es muy interesante porque nos permite evaluar los tiempos regulatorios sin temor a equivocarnos. Como sabemos que estos 11 protocolos fueron ingresados a revisión a comienzos del 2018, y contamos con las fechas de resolución del INVIMA en que fueron aprobados, rechazados o desistidos, podemos calcular cuánto tiempo se tomó la agencia en dar su veredicto. Así, 1 fue aprobado en 4 meses, 7 en 5 meses (aprobación en el 72% de los casos), 2 fueron desistidos a los 6 meses de radicados y solo 1 continuaba pendiente por requerimientos. Estos tiempos nos colocan entre Argentina y Brasil y muy lejos de España, Suecia, Noruega e Inglaterra. Desde luego no es posible extrapolar estos resultados a la realidad cotidiana del INVIMA pues desconocemos su desempeño con los restantes 46 estudios clínicos radicados este año. Pero aunque estamos lejos de contar con los tiempos regulatorios competitivos de Europa o Norteamérica, estos resultados son mejores que en años anteriores.

La situación de los 46 EC radicados este año en el INVIMA, según el registro a junio del presente año, es la siguiente:

  • Aprobados: 10
  • Actualmente requeridos: 21
  • En evaluación: 14
  • Desistidos: 1.

¿Quiénes patrocinan la investigación clínica en Colombia?

Los 57 EC radicados en nuestro país corresponden a 22 patrocinadores. MSD es la casa farmacéutica que patrocina más EC en Colombia con 11 protocolos radicados en los 6 primeros meses del año. Le siguen Novartis (6), Abbvie (6), Shire Human Genetic (6), BMS (6) y Mallinckrodt (4) y Roche (4). Los demás participantes aportaron 1 EC cada uno. Solamente MSD, Roche, Abbvie y BMS radicaron estudios sin el apoyo de CROs, aunque BMS contrató a una CRO para 2 de sus 6 ensayos.

En Colombia radicaron ensayos en el INVIMA 11 CROs. La CRO con más EC radicados fue Parexel con 8, seguida de Quintiles (hoy IQVIA) con 6, PPD con 5, PRA e ICON con 3 cada una y Resolution LA con 2. De los 18 EC que están activos según el último registro del INVIMA, en 10 están involucradas CROs. Los 8 restantes provienen de las casas farmacéuticas que desarrollan su investigación directamente. Los tiempos regulatorios aún están distantes de los observados en los países líderes de la IC en Europa y Norteamérica. MSD es la casa farmacéutica que patrocina más EC en Colombia con 11 protocolos radicados en los 6 primeros meses del año.

¿En cuáles patologías se centran los EC actualmente?

La investigación clínica que está llegando al país corresponde en su gran mayoría a enfermedades crónicas. Casi siempre está dirigida a poblaciones particulares, con condiciones específicas perfectamente definidas, subclasificaciones únicas y estadios muy precisos.

Estas características de los estudios actuales focalizan la investigación en poblaciones de nicho, con pocos pacientes pero muy complejos y de difícil consecución. El mayor número de estudios clínicos se observa en enfermedades neoplásicas (15) con énfasis en Ca de pulmón (5), piel (4), tracto digestivo (2) y sistema reproductor femenino (2).

Le siguen los EC en enfermedades gastrointestinales no malignas (10) como enfermedad de Crohn (7) y colitis ulcerativa (3), enfermedades infecciosas (8), enfermedades neurológicas y psiquiátricas (7), enfermedades respiratorias no malignas (7) y enfermedades reumáticas (6).

La mayoría de los nuevos estudios tienen que ver con intervenciones con anticuerpos monoclonales u otras alternativas biológicas.

Conclusiones:

  1. Se observa un ligero aumento de EC este año con respecto al pasado, y de continuar esta tendencia tendremos al final del año un desempeño moderadamente superior a la media de los últimos 10 años.
  2. Además de las casas farmacéuticas “tradicionales” en investigación clínica, están llegando al país ensayos de nuevas empresas, algunas de las cuales ni siquiera están afincadas comercialmente en Colombia.
  3. Cada vez es más evidente que la investigación clínica se ha ido enfocando hacia “patologías de nicho”, que buscan intervenir a pacientes muy seleccionados y de exigente consecución.
  4. Casas farmacéuticas como MSD, Roche, BMS, Novartis y Abbvie están empujando positivamente la investigación clínica del país, trayendo más investigación proveniente de sus casas matrices. De los esfuerzos más impactantes por atraer nuevos ensayos, el mejor es aquel que proviene de los laboratorios de investigación con representación en Colombia.
  5. Los tiempos regulatorios muestran una tendencia favorable, aunque el número de requerimientos descompensa este balance positivo.
  6. Las nuevas guías del INVIMA fueron el resultado de un claro interés de nuestra agencia reguladora por mejorar los procesos en toda la cadena y reducir los tiempos regulatorios. El hecho de haber permitido la intervención de otros eslabones de la cadena de investigación en su preparación y desarrollo, es un gran paso para bien de la investigación clínica nacional, y una promesa tácita de que vendrán tiempos mejores.

CIB recibe recertificación en ISO 9001:2015

¡Estamos muy orgullosos! Recibimos la recertificación en la norma ISO 9001:2015 del Icontec. Esta certificación indica que nuestros procesos de investigación, de servicios diagnósticos de alta complejidad y los editoriales cumplen con altos estándares de calidad.